HISPANIA ROMANA

¡No dejes de visitar nuestra web ESTUDIAMOS SOCIALES!

martes, 21 de octubre de 2014

CARTA ABIERTA AL CONCEJAL DE MEDIO AMBIENTE

Estimado Sr. Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ciempozuelos
Don Luis Martín Hernández.

Somos los alumnos del grupo 6ºB del CEIP Ventura Rodríguez.

Nos dirigimos a usted para recordarle que hace 5 meses le enviamos otra carta. En ella, le explicábamos que los árboles de nuestros colegio y muchos otros de las calles del pueblo (concretamente, los olmos de Siberia) estaban infestados de un insecto (que descubrimos que se llamaba galeruca).  Vimos cómo  las hojas aparecían agujereadas, observamos gusanos, huevos y escarabajos que en poco tiempo  dejaron a nuestros árboles sin hojas,  pudiendo provocar la muerte de todos ellos. Ahora están mucho peor.

Pensamos que era buena idea hablar con usted, Concejal de Medio Ambiente (que persigue cuidar, mejorar y crear nuevos espacios verdes) y contarle lo que habíamos investigado en clase.  Nuestro objetivo era informarle y solicitar su ayuda para salvar nuestros árboles. Por eso, en clase de Lengua le escribimos una carta.

Después de tanto tiempo, usted no nos ha contestado.  En la página web del Ayuntamiento hemos podido leer un mensaje suyo. En ese mensaje usted nos pide colaboración  a los ciudadanos y nos invita a que le digamos “en que podemos seguir mejorando en el municipio”   (por cierto, se le ha olvidado poner una tilde pero no le diremos dónde, como hace nuestro profe, tendrá que buscarlo usted). Nosotros le escribimos y colaboramos pero usted nos ha ignorado.  ¿Para qué pide usted ayuda si no va ni siquiera a contestarnos? ¿O es que somos niños y como no votamos no somos importantes?

Esperamos que esta vez nos tenga en cuenta aunque quizá sea tarde para los árboles. Han pasado muchos meses y nadie hace nada.

Le enviamos nuestro más cordial saludo.

Atentamente,


Los alumnos de 6º B.






Estimado Sr. Concejal:


Supongo que sus múltiples ocupaciones le han impedido contestar la carta que mis alumnos de 5º de Primaria le enviaron en la primavera pasada.

  Dicha tarea escolar  suponía el fin de una “investigación”  sobre su entorno más cercano: los árboles de sus calles y plazas y también de su colegio.   El objetivo de la carta era enseñarles el funcionamiento de las instituciones, la importancia de la participación ciudadana, el deber y el derecho a contribuir en la mejora de la convivencia y el bienestar de todos los vecinos.   Unas breves palabras explicando la gravedad del asunto o la dificultad de solucionarlo… y, sobre todo, unas palabras de agradecimiento para valorar el interés y la iniciativa de un grupo de niños y niñas de 10 años preocupados por el medio ambiente y la naturaleza..  Eso, era todo lo que se pedía.  Una oportuna lección de democracia.  Por lo visto, era mucho pedir.

Aun así debo darle las gracias. Sí, señor Concejal.  Gracias, Sr. Martín, por demostrar a los niños y niñas de Ciempozuelos, la realidad: la degradación de la política, la falta de compromiso de algunos servidores públicos con sus ciudadanos (que les dan trabajo y les pagan, por cierto);  el desprecio de la clase política hacia sus representados;  la despreocupación e insensibilidad ante los problemas de la gente de la calle; el cinismo de las promesas incumplidas. Pensándolo bien, quizá la lección haya sido provechosa.

No quiero molestarle más ni distraerle de su apretada agenda, seguro que le esperan gestiones más importantes de las que hacer bandera.

No se preocupe que ya termino. Creo que fue Christoph Lichtenberg, escritor alemán, escéptico y satírico, el que dijo: "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto". Pues eso.

Atentamente, 


9 comentarios:

  1. Desde la Concejalía de Medio Ambiente se tenía pleno conocimiento de esta plaga, que no sólo afecta a Ciempozuelos sino también a varios municipios de la Comunidad de Madrid. Por eso desde la primavera de 2013 estamos utilizando diferentes métodos para erradicarla. Me gustaría, por favor, que me facilitara un mail o un teléfono para poder concertar una cita en la cual muy gustosamente le podré resolver todas las dudas que tenga. Si no quiere poner por aquí los datos, llame al Ayuntamiento y facilítemelos a través de Secretaria de Alcaldía o Comunicación del Ayuntamiento y me pondré lo más rápido posible en contracto con vosotros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su rápida respuesta. Estoy seguro de que los que esperan una respuesta son mis alumnos, de hecho llevan esperándola 5 meses. Para ellos era algo muy importante. Como dice la carta, sólo se pedía un simple gesto, tan simple como enriquecedor para el aprendizaje de los niños y niñas. La verdad es que, por mi parte, no existe ninguna duda. La cosa está clarísima. Cristalina. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, queridos alumnos de 6º B del CEIP Ventura Rodríguez de Ciempozuelos:
    Primero deciros que siento no haberos podido contestar antes, pero estar tranquilos porque vuestra carta no ha caído en saco roto. Este Concejal, Luis Martín, ya tenía conocimiento del problema que estaba afectando a los árboles de Ciempozuelos y desde el año 2013 ya se estaban tomando medidas al respecto, las cuales voy a explicaros a continuación.
    La salud de nuestros árboles me preocupa igual o incluso más que a vosotros, ya que como bien decís en vuestra carta son seres vivos y nos dan el oxígeno necesario para vivir, ofrecen sus ramas para cobijo de otros seres vivos y nos dan alegría, paz y bienestar.
    Siento especial cariño por el Colegio donde estáis estudiando pues yo también fui alumno y estudié en él y también como vosotros desde muy pequeñito me ha preocupado todo lo que tiene que ver con la naturaleza.
    A continuación, voy a explicaros de la forma más fácil que me sea posible, las actuaciones que hasta el momento el Concejal de Medio Ambiente que os escribe he estado realizando en los árboles de nuestro municipio y particularmente en vuestro Colegio y alrededores, para que así conozcáis de primera mano qué les está ocurriendo a nuestros árboles:
    Estamos ante la plaga de la galeruca del olmo (Xanthogalerucella luteola) que afecta principalmente a los olmos y de la que tenemos conocimiento por primera vez en esta Concejalía de Medio Ambiente en los meses de la primavera del año 2013.
    La galeruca es un insecto defoliador (provoca la caída artificial de las hojas de las plantas) que en estado de adulto y larvario se come las hojas de las plantas, principalmente del género ulmus. Así los olmos a lo largo del verano quedan defoliados disminuyendo el vigor de los árboles, y si estas defoliaciones se repitieran a lo largo de los años el olmo quedaría debilitado, quedando más sensible al ataque de otros insectos y hongos más perjudiciales para estos árboles.
    Una vez diagnosticado el problema que sufren los olmos, se llevan a cabo dos tratamientos fitosanitarios (fumigaciones) en verano del año 2013, tal y como aconsejan los técnicos medio ambientales, dejando pasar las estaciones de otoño e invierno ya que en octubre la galeruca adulta comienza a hibernar.
    Los trabajos de seguimiento de la plaga y los nuevos tratamiento fitosanitarios se reanudan en la primavera del año 2014. En el período comprendido entre el 7 de mayo y el 22 de julio de 2014 se vuelven a realizar otras dos fumigaciones en los alrededores del Colegio Ventura Rodríguez, en horario de 06:00 a 09:00 de la mañana por diversos motivos: seguridad, salud....
    Respecto a los olmos que se encuentran dentro del Colegio se emplean los meses no lectivos, es decir julio y agosto de 2014, para además de proceder a fumigar, efectuar un tratamiento especial denominado endoterapia, que consiste en inyectar el producto fitosanitario directamente a la savia del olmo. El motivo de que estas actuaciones se hallan realizado en los meses en los que vosotros, alumnos y profesores, estáis de vacaciones, no es otro que el de preservar vuestra salud y seguridad dado que los productos fitosanitarios que se utilizan pueden ser nocivos para la salud en caso de contacto directo.
    Deciros por último, que la educación medio ambiental de todos y en particular de vosotros, los niños, es fundamental para concienciarnos todos de la importancia de cuidar y mejorar nuestro entorno.

    ResponderEliminar
  4. Por último quiero felicitaros por vuestro interés por los árboles y os animo a participar el próximo Día del Árbol, que tendrá lugar en la primavera del año que viene, en 2015, y que estamos preparando. Espero que este año no haya problema con la agenda en vuestro Colegio Ventura Rodríguez como ya ocurrió en el Día del Árbol celebrado en la primavera de este año 2014, y que podáis participar con el resto de niños de los otros Colegios de Ciempozuelos que tuvieron la maravillosa experiencia de pasar una mañana en contacto con la naturaleza y plantar un árbol.
    Siempre a vuestra disposición y encantado de resolver en lo posible vuestras dudas e inquietudes,
    Un cordial saludo,
    El Concejal de Medio Ambiente:Luis Martín

    ResponderEliminar
  5. Estimado Sr. Arias Bonell,
    Espero haber dado respuesta a la preocupación de sus alumnos y a la suya propia, en relación con la problemática que vienen sufriendo los árboles del municipio y en concreto los del CEIP Ventura Rodríguez, donde usted trabaja como profesor, y alrededores del mismo y, me pongo nuevamente a su entera disposición para aclararle cualquier duda al respecto, que se relacione con la labor que este Concejal y en concreto la Concejalía de Medio Ambiente que ejerzo le puedan servir de ayuda.
    En ningún momento se ha obviado ni olvidado la petición que por carta hacían sus alumnos de 5º B, hoy 6º B, y que usted como tutor también suscribía, y se han realizado cuantas gestiones han sido necesarias para la atención y cuidado de esos árboles enfermos que eran la preocupación que se expresaba en su carta.
    Pongo en su conocimiento que este Concejal compagina su trabajo profesional con el servicio público de la Concejalía, y no estoy liberado por lo que no dispongo de todo el tiempo que a mí me gustaría y necesitaría para resolver todos los problemas que se me plantean, que le aseguro que son muchos y aún así intento hacerlo lo mejor que sé y puedo.
    Respecto a sus comentarios de índole política y que me conciernen a mí directamente, decirle que la labor que debemos hacer los adultos respecto a los niños es educar y enseñar y en ningún caso menospreciar el trabajo que cada persona en su ámbito laboral realiza, ni es provechoso ni beneficioso para los niños de alrededor de 10 años hacer juicios de valor en muchos casos desde el desconocimiento, ni mucho menos hacerlo en un blog destinado a niños de educación primaria.
    Creo que yo no he demostrado a estos "niños y niñas de Ciempozuelos" ni "la degradación de la política", ni "la falta de compromiso", ni "el desprecio a los representados", ni "insensibilidad ante los problemas de la gente de la calle" y por supuesto no me preocupa el hecho de tener que contestar a niños aunque no voten. Mi preocupación va más allá, simplemente soy un servidor público temporal e intento hacer mi trabajo lo mejor posible. Ahora bien, me preocupa que se les pueda transmitir a los niños este tipo de valoraciones políticas y más aún que vayan dirigidas expresamente hacia mi persona y el trabajo que desempeño. Creo que se trata de desafortunadas declaraciones injuriosas a mi persona.
    Espero que estos comentarios políticos que usted escribe en el blog del Colegio, se mantengan al margen de lo que es la enseñanza y la educación pública que se imparte en un Colegio de Ciempozuelos de gran tradición educativa, como es el Colegio Ventura Rodríguez, con una trayectoria de más de 50 años y en el que las cuestiones políticas deben tratarse de puertas para afuera, pues no nos olvidemos de que estamos hablando de niños de corta edad.
    "La base de una buena educación se basa en el respeto a los demás" Anónimo.
    "Si respeto a una persona, ella me respetará también" James Howell.

    ResponderEliminar
  6. No es mi intención entablar ningún tipo de polémica pero considero necesario realizar algunas puntualizaciones para zanjar este asunto, espero que definitivamente:
    En primer lugar, agradecerle su disposición para aclarar cualquier duda que pudiéramos tener sobre la problemática del arbolado, aunque no será necesario. Gracias a un intenso trabajo de campo y un amplio proceso de investigación escolar en el marco de un proyecto planeado, diseñado y aplicado concienzudamente con una metodología cooperativa y con tanto esfuerzo como dedicación, mis alumnos y yo hemos adquirido los conocimientos suficientes. Eso hacemos en la escuela, aprender. Bienvenida sea, aun así, una buena lección de ciencias naturales, pero llega tarde. Seis meses tarde, para ser exacto.
    En mi carta, simplemente, le reprochaba, en cierta manera, que no se hubiera dignado a responder a la misiva de los alumnos. Ésa es la clave de todo. Escribir a un representante municipal era una tarea escolar que asumieron mis alumnos con entusiasmo creando grandes expectativas ante su posible respuesta. Nunca hubiera pensado que tal respuesta no existiría, sinceramente, ni tampoco que fuera causa de ninguna controversia. Entre perplejo y preocupado quise agradecerle, al menos, lo que califiqué como su magnífica lección de realidad , un reflejo más de la distancia que separa a la clase política de los ciudadanos. Desgraciadamente, existen, hoy día, multitud de ejemplos en la vida pública española de esa distancia, que no creo necesario citar aquí. Me limito a constatar una realidad (porque ¿recibió o no recibió la carta? ¿Contestó o no contestó esa carta?) no a realizar “menosprecio” de ninguna labor de nadie. En su respuesta no veo ningún atisbo de autocrítica, ni la más mínima intención de disculpa, tan solo excusas; malas excusas, por cierto, y acusaciones y reproches a quien disiente de su actuación.
    Dice usted que “en ningún momento se ha obviado ni olvidado la petición que por carta hacían sus alumnos”. Sin duda, tenemos diferente concepción del tiempo o debemos usar lenguajes distintos.Pero los hechos son tozudos y se empeñan casi siempre en llevarnos la contraria. Seis meses sin respuesta ¿no es muestra suficiente de que se ha obviado u olvidado?
    En ningún momento, ni de lejos, he hablado de su labor ni de sus responsabilidades públicas, no he dudado lo más mínimo de que intente hacer lo mejor que sabe y puede, ni he puesto en cuestión nunca las actuaciones que usted y su equipo hayan podido tomar para atajar el problema de los olmos. No se equivoque, si en su conciencia hay algún reproche, yo no creo ser el responsable. El caso es que ignoro qué medidas ha llevado a cabo porque nadie se tomó la molestia de informarnos y, eso, según el Diccionario, es… ¿desidia? (dícese de la falta de ganas, de interés o de cuidado al hacer una cosa.). No creo que resulte muy justo reprocharme el “hablar desde el desconocimiento” cuando no hemos recibido ninguna información en 6 meses. En cualquier caso, insisto en que nunca emitiría juicios de valor sobre su actuación profesional. Me he limitado a opinar sobre una actitud concreta.

    ResponderEliminar
  7. Habla usted de “comentarios de índole política” y de “desafortunadas declaraciones injuriosas” o de que he “menospreciado el trabajo” de alguien. Insisto en que está usted enfocando el asunto desde una perspectiva equivocada. No estaba ni está en mi ánimo ninguna oculta intención. Mis reflexiones generales sobre la clase política no deben suponer ninguna injuria ni menosprecio personal hacia usted. Me reafirmo en todas y cada una de mis palabras: creo que la clase política debe reconstruir, urgentemente, sus relaciones con la ciudadanía. Los servidores públicos, como usted sabe, debemos afrontar la crítica con amplitud de miras y con deportividad y debemos respetar las ideas, creencias y prácticas de la sociedad observando un grado de tolerancia superior al ciudadano y la opinión pública con respecto a las opiniones y críticas.
    No tema, Señor Concejal, ni se preocupe por que se pueda “transmitir a los niños este tipo de valoraciones políticas”. Han sido 6 meses de silencio y de espera. Le aseguro que su silencio durante 6 meses les ha transmitido a los niños infinitamente más que cualquier comentario. Quizá ese silencio sí pueda ser motivo de preocupación. Un silencio que supone otra nueva lección a la que asistimos estupefactos.
    Llegados a este punto, debo hacer un alto en el camino. Porque hay un asunto del que no voy a admitirle lecciones. Habla usted de “lo que debemos hacer los adultos respecto a los niños”. Y por ahí, señor mío, no paso. ¿Se permite usted la licencia de aleccionarme sobre lo que es “educar y enseñar”, mencionando además la “tradición” del colegio Ventura Rodríguez?
    Le recuerdo que la escuela se configura, lo citaba el famoso informe Delors, como promotora de la ciudadanía activa y de la cohesión social a través de la enseñanza que realiza de los valores cívicos. Incluso la Unión Europea se propuso como objetivo en 2010 “velar por que entre la comunidad escolar se promueva realmente el aprendizaje de los valores democráticos y de la participación democrática con el fin de preparar a los individuos a la ciudadanía activa
    Yo sí le voy a decir lo que debemos hacer los adultos respecto a los niños. Lo que debemos hacer los adultos respecto a los niños es que aprendan que pertenecer a una sociedad democrática es formar parte de una colectividad que se ha dotado a sí misma de un conjunto de valores y normas que expresan el consenso, la racionalidad, la libertad, el respeto a los demás y la solidaridad que constituyen los cimientos de la misma. Por ello, y en el Ventura Rodríguez lo sabemos bien, proporcionar a niños y jóvenes una educación de calidad no consiste sólo en adquirir más conocimientos instrumentales ni más habilidades cognitivas, artísticas o afectivas, sino también educar en valores. Y esa educación en valores, en una sociedad democrática, debe referirse necesariamente a aquellos que capacitan para el desarrollo de la ciudadanía. El desarrollo de actitudes de respeto, tolerancia, solidaridad, participación o libertad debe figurar entre los objetivos y las tareas del sistema educativo. Y así figura en nuestro Proyecto Educativo.
    Por una parte, educar y enseñar exige proporcionar a los alumnos un conocimiento suficiente acerca de los fundamentos y los modos de organización del Estado democrático, también a nivel municipal. Por otra parte, educar y enseñar requiere ayudarles a desarrollar actitudes favorables a dichos valores y a ser críticos con aquellas situaciones en que se nota su ausencia. Por último, educar y enseñar exige llevar a cabo prácticas de democracia y participación ciudadana en el propio ámbito escolar. Se trata, señor Concejal, de educar para la democracia pero desde la democracia y ello, supone la formación de una ciudadanía activa, responsable, autónoma, crítica, reflexiva, tolerante, solidaria y participativa. Eso es lo que debemos hacer los adultos respecto a los niños. Lecciones sobre este asunto, las justas.

    ResponderEliminar
  8. No estoy de acuerdo con usted en que las “cuestiones políticas deben tratarse de puertas para afuera”. No soy muy partidario de las puertas ni los muros. En todo caso, debemos abrir las puertas de la escuela y lograr centros educativos más abiertos que posibiliten modelos pedagógicos transformadores del entorno. Compartirá conmigo, aunque las concepciones de “escuela” sean distintas, que una de las bases que se asocia al aprendizaje a lo largo de la vida consiste en formar alumnas y alumnos conscientes del modelo democrático de sociedad en la que viven. Deben ser conocedores de sus características, diversidad, retos y problemas, y mostrar disposición a participar activamente en los diferentes espacios sociales y políticos a partir de sólidos principios éticos. Así mismo, como usted sabrá, se espera que actúen solidariamente, sean responsables con su propia salud y formación, interactúen con las demás personas y con el medio ambiente de forma respetuosa y muestren una actitud crítica ante las injusticias, las violaciones de derechos fundamentales y las imperfecciones del sistema social y también del sistema político. Las “cuestiones políticas” forman ineludiblemente parte de la vida y en la escuela nos dedicamos a formar personas y prepararles para el mundo que les ha tocado vivir

    ResponderEliminar
  9. Vivimos épocas de cambio en el mundo educativo, con una nueva ley llamando a la puerta. Sin duda, sabrá usted, que las nuevas corrientes educativas se centran en 8 competencias básicas, una de las cuales es la “competencia social y ciudadana”. Pretende que la alumna o alumno logre los conocimientos precisos sobre la organización, el funcionamiento y evolución de las sociedades actuales y del sistema democrático, así como acerca de los rasgos y valores de éste; además, que desarrolle las destrezas necesarias para identificar problemas en su entorno, analizar y reflexionar sobre sus experiencias personales, obtener, interpretar y valorar información relevante, elaborar propuestas que, en definitiva, le permitan desenvolverse con responsabilidad y autonomía creciente; y también que desarrolle un espíritu crítico para con los distintos hechos sociales, actitudes activas de escucha, diálogo, solidaridad, participación, empatía, etc., y valores democráticos y cívicos, de justicia social, de respeto a la diversidad... y que madure una conciencia tanto de su propia identidad como de las injusticias, problemas y desigualdades de las sociedades contemporáneas. Se espera, a mi juicio, de las instituciones democráticas y (de todos los ámbitos, también municipales) que colaboren en la tarea y asuman su responsabilidad en la formación de nuestros jóvenes. Eso es lo que debemos hacer los adultos respecto a los niños.
    Para su información, un pequeño matiz, la carta no está publicada en ningún “blog del colegio”, se trata simplemente de un humilde blog de aula de este profesor. Si me permite una nueva reflexión, ¿qué explicación puede tener que tardaran ustedes menos de 24 horas en contestar a la carta cuando se publicó en el twitter del Ayuntamiento, pero más de 6 meses en responder a los alumnos una carta institucional procedente de un centro educativo?. ¿Esos 6 meses se hubieran convertido en un año si no hubiéramos publicado la carta en Twitter? ¿No será que han quedado en evidencia las prioridades, lo que de verdad les importa? A la vista de los datos, parece ser que publicarlo en el blog no ha sido tan mala idea para evitar que la carta no cayera en el olvido.
    Y, finalmente, por favor, no me hable de “respeto” y “buena educación”. No he sido yo el que dejó de contestar una carta institucional. Yo solo he calificado esa actitud, que me parece un desprecio evidente a la ciudadanía, tenga ésta la edad que tenga. Podemos estar en desacuerdo pero, por favor, no me traiga citas sobre el “respeto” y la “educación”. Al final, a este paso, me convencerán de que el que no respondió a una carta de los niños fui yo.
    Para terminar, creo que la confrontación de opiniones, la discrepancia razonada, el debate y la apertura a la posible refutación, el respeto a la diferencia suponen un buen ejemplo para los jóvenes en formación y constituyen condiciones esenciales para el progreso. Afortunadamente quedaron lejos los tiempos de la censura y la falta de libertades y derechos fundamentales. Solo así conseguiremos que la escuela se convierta en un instrumento que promueva el pensamiento libre y crítico, que contribuya al desarrollo intelectual y social de los individuos y que sirva para convertirlos en ciudadanos libres en una sociedad libre. Educar y enseñar es, nada más y nada menos, que todo eso
    Un cordial saludo,
    Atentamente
    Javier

    ResponderEliminar